Atribución del uso de la vivienda familiar al cónyuge no arrendatario. ¿Quién será el titular arrendaticio?

La cuestión que planteamos es ¿qué sucede cuando una Sentencia Judicial atribuye el uso de la vivienda familiar al cónyuge no titular arrendaticio?

El asunto ha sido objeto de distintos debates, si bien, a partir de la Ley 4/2013 de 4 de junio de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Alquiler de Viviendas, en su artículo 15, apartado 1 se señala: "En los casos de nulidad del matrimonio, separación judicial o divorcio del arrendatario, el cónyuge no arrendatario podrá continuar en el uso de la vivienda arrendada cuando le sea atribuida de acuerdo con lo dispuesto en la legislación civil que resulte de aplicación. El cónyuge a quien se haya atribuido el uso de la vivienda arrendada de forma permanente o en un plazo superior al plazo que reste por cumplir del contrato de arrendamiento, pasará a ser el titular del contrato. ”

Por tanto, los contratos de arrendamiento de vivienda celebrados con posterioridad a la entrada en vigor de la citada Ley el cónyuge a quien se haya atribuido el uso de la vivienda arrendada pasará a ser el titular del contrato a todos los efectos.

Y en relación a los contratos celebrados con anterioridad al 6 de Junio de 2013 siguen existiendo distintas interpretaciones jurisprudenciales, esto es, algunas resoluciones entienden que  el cónyuge adjudicatario del uso es el nuevo titular a todos los efectos, mientras que otras consideran que el titular que no se ha adjudicado el uso sigue siendo el titular, por lo que, sigue respondiendo del pago de la renta.